Existe un mundo de Posibilidades a la hora de decorar una oficina. Te damos una serie de claves.

Hay que destacar tres aspectos fundamentales: la luz natural, el color y la salud de los espacios.

¿Una pecera en la oficina? Te sorprendería sus beneficios.

Probablemente pases bastante tiempo sentando en tu escritorio ya trabajes en casa o fuera de ella, decorar tu oficina adecuadamente es una buena forma de aumentar, tu productividad y preservar un buen estado de salud.

Por ello debes plantearte la posibilidad de poner una pecera, ya que tener una cerca supone muchos beneficios; como mejorar la frecuencia cardíaca y presión arterial, niveles mayores de felicidad y niveles reducidos de estrés.

ATENCIÓN a los colores de la oficina; es importante mantener una combinación de colores sencillo en la decoración de la oficina, desde las paredes hasta los muebles, pasando por lo materiales de las sillas de escritorio.

El gris y el blanco son los colores habituales y sin embargo, son los peores a nivel de productividad.

Lo ideal es elegir un color relajado como el verde salvia o el azul claro y acentuarlo con tonos neutros. Apuesta por lo metalizados y el cromo.

Para dar un aspecto industrial y moderno a tu oficina, nada mejor que optar por los acabados metalizados en las patas de las sillas, las mesas y los estantes de las paredes.

Decántate por un estilo minimalista. Resulta importante simplificar los accesorios, organizando una distribución ordenada y coherente en la oficina. Un estilo minimalista está lleno de beneficios.

Decora de forma sostenible. El diseño y el buen gusto no está reñido con la sostenibilidad. Hoy en día existen muchas opciones para compatibilizar ambos aspectos. Las oficinas ecológicas están suponiendo una auténtica revolución en el concepto moderno de un despacho.