¿Cuántas veces hemos ido a edificios en los que los pisos nos han parecido de diferentes tamaños a pesar de que todos tienen los mismos metros cuadrados? No sólo es cuestión de distribución del espacio, sino también de los colores con los que están pintados. ¿Cuáles son los que otorgan más luz a los espacios cerrados?

El color blanco es el rey en estos casos, ya que da una sensación de amplitud enorme. Además, combina con todos los colores, por lo que elegirlo es sinónimo de triunfo en una habitación.

Para los menos clásicos, siempre quedan otras opciones también muy atractivas, como es el caso del gris claro o el color arena. El primero es un color muy elegante mientras que el segundo representa el equilibrio y la sobriedad, y es ideal para destacar otros elementos decorativos.

Por último, colores como el verde o el azul, siempre en todos claros, harán que tus espacios de la casa parezcan mucho más de lo que realmente son. ¡El secreto está en elegir bien los colores!